Claves para la normativa específica del almacenaje en logística

Claves para la normativa específica del almacenaje en logística

Anna Mercadé

23-08-2018

La actividad de las empresas, dependiendo de su tipología y sector, puede requerir el almacenaje de materias primas, productos semi-elaborados o productos finales. Es por ello que existen varios tipos de almacenes, varios contratos de almacenaje y diferente normativa que aplica en esta materia. En el post de hoy revisamos los aspectos más destacados que tenemos que conocer en referencia al almacenaje en el sector logístico. 

 

Conceptos básicos de almacenaje en logística 

 

Como introducción a las claves que tenemos que conocer sobre el almacenamiento empezaremos repasando su definición y conceptos básicos. En concreto, el almacenaje en el sector de la logística es la gestión de ubicaciones en las que se depositan productos con el objetivo de asegurar que permitan la continuidad de la cadena de suministro y cadena logística. 

Los almacenes los podemos clasificar en función de su función dentro de la cadena logística. Por un lado tenemos los almacenes centrales o de planta que son aquellos ubicados lo más cerca posible de la planta productiva y suelen ser los almacenes que gestionan el stock principal. Luego encontramos los almacenes regionales que son los que se utilizan para situar el stock lo más cerca posible de los puntos de consumo en el mercado. También encontramos los denominados almacenes plataforma que en algunos casos se utilizan como complemento a los almacenes regionales ya que suelen tener un menor tamaño y se utilizan para ganar en agilidad y mayor servicio al cliente. Finalmente existen los almacenes temporales que normalmente se utilizan de forma temporal como su nombre indica, especialmente para atender picos de puntuales de demanda. Son especialmente importantes en los sectores en los que hay mucha estacionalidad.  

 

Principal normativa que aplica al almacenaje

 

A nivel legislativo, hay un conjunto de leyes que aplican en el ámbito de los almacenes desde leyes enfocadas a los empleados y la seguridad laboral así como leyes específicas en función de la naturaleza de los productos que se almacenan. 

 

A nivel general de los empleados, centrándonos es aspectos de seguridad que son los más relevantes a nivel de logística, las principales leyes que aplican son: 

 

- Constitución Española, en la que se define el derecho a la formación profesional y al fomento de políticas que garanticen la seguridad e higiene en el trabajo. También se define la obligatoriedad de desarrollar políticas de protección de la salud de los trabajadores a través de medidas preventivas y la prestación de los servicios necesarios. 

- Estatuto de los Trabajadores: en el que se determina que los trabajadores tienen derecho a su integridad física y a una adecuada política de seguridad e higiene, añadiendo que el trabajador, en la prestación de sus servicios, tendrá derecho a una protección eficaz en materia de seguridad e higiene. 

- Ley de Protección de Riesgos Laborales: (Ley 31/1995) en la que se estipula que los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. La Ley también recoge los siguientes derechos relacionados con el derecho a disponer de equipos de protección individual, derecho a recibir formación en materia preventiva, protección de los trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos, protección de la maternidad, vigilància periòdica del estado de salud, etc.

 

Si nos centramos a nivel de los productos en sí mismo que se estocan en los almacenes, la legislación varía notablemente dependiendo del sector y de los productos en sí mismos.  

 

En el sector de productos químicos, aplica la normativa APQ, el Real Decreto 656/2017, de 23 de junio en el que se establecen las condiciones de seguridad de las instalaciones de almacenamiento, carga, descarga y trasiego de productos químicos peligrosos. Se consideran como tales los que así se definen en el Reglamento (CE) nº 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008. También forman parte de este reglamento almacenamientos en recipientes fijos de líquidos combustibles con punto de inflamación superior a 60 °C e inferior o igual a 100 °C. 

 

El titular del almacén será el responsable del cumplimiento de las normas establecidas en este Reglamento así como de su correcta explotación. El órgano competente de cada Comunidad Autónoma es el responsable de realizar las inspecciones necesarias con la frecuencia establecida. 

 

Si nos fijamos en otro sector específico, el de la alimentación por ejemplo, también encontramos legislación específica en el almacenamiento no frigorífico de alimentos. En este caso aplica Real decreto 706/1986, de 7 de marzo, Reglamentación Técnico-Sanitarias sobre «condiciones de Almacenamiento (no frigorífico) de Alimentos y Productos Alimenticios. En él se detallan los requisitos técnico-sanitarios generales que han de reunir dichas instalaciones centrándose en aspectos como la ubicación, condiciones generales que deben cumplirse, requisitos especiales de la maquinaria que esté en contacto con dichos alimentos, condiciones relativas al personal así como prohibiciones específicas. 

 

¿Conoces otra normativa que aplique al almacenamiento? ¿Hay otros sectores relevantes que quieras destacar?

 

Curso relacionado: Transporte y logística 

Profile picture for user Anna Mercadé
Anna Mercadé

Graduada en Digital Business, Dirección de Marketing y Management. Llevo más de 10 años liderando e impulsando proyectos de e-commerce y marketing en multinacionales del sector hotelero y turismo, automoción y electrónica de consumo.