Los cuentos infantiles y la lógica matemática

Los cuentos infantiles y la lógica matemática

Eva Cebollero Pardina

06-12-2017

En más de una ocasión os he hablado de uno de mis recursos favoritos para proponer/trabajar en las aulas de educación infantil: los cuentos infantiles.

Como gran amante de estos y como profesional que cree en trabajar la lógica matemática de una forma práctica y manipulativa, en la que los resultados tengan sentido, descubriendo por nosotros mismos, de forma deductiva, de donde provienen los conceptos matemáticos, os traigo un artículo en el que intentaré unir los cuentos y la lógica matemática. Es decir, trataré de responder a la siguiente cuestión:

¿Cómo podemos trabajar la lógica matemática a través de los cuentos?

Sin más preámbulos, expondré algunas ideas que pueden dar respuesta al interrogante formulado:

  • Destacar los conceptos matemáticos que hay en un cuento: Por ejemplo, si estamos explicando un clásico como son “Los tres cerditos”, trataremos de poner mayor énfasis  en todos aquellos términos que nos ayudarán a consolidar las matemáticas: “Había una vez 3 cerditos que querían hacerse una casita.... el 1º la construyó de paja, el 2º de madera y el 3º de ladrillos...” cuando estemos contándolo podemos indicar con nuestras manos que eran 3 y el orden que ocupaba cada uno de ellos y/o, también, podemos pedirles que cuenten con nosotros cuántos cerditos eran (1, 2, 3). Este mismo proceso podemos realizarlo con casi todos los cuentos, pues todos tienen alguna palabra relacionada con el tamaño de los objetos, su forma, las cantidades, el orden, la clasificación (por ejemplo, por colores)...
  • Apoyar nuestro relato con objetos: Por ejemplo, en el cuento de “Ricitos de oro” podemos trabajar aspectos como los tamaños. Para ello, podemos aportar: un oso pequeño, uno mediano y uno grande; unos cubiertos pequeños, unos medianos y unos grandes; unos platos pequeños, unos medianos y unos grandes; una cama pequeña, una mediana y una grande; etc. Podemos utilizarlos mientras relatamos el cuento y, de esta forma, lograremos que los niños vayan diferenciando los tamaños de cada objeto (pequeño, mediano, grande).
  • Crear sencillos juegos matemáticos: Por ejemplo, hemos trabajado en clase el cuento de “Las 7 cabritas”. A partir de material reciclado (por ejemplo, 2 botes de yogur y 7 tapones de corcho) trabajaremos la suma y la resta basándonos en las cabritas que son comidas por el lobo y las que son rescatadas por su mamá.

Otro ejemplo: con el cuento de “Blancanieves y los 7 enanitos”, podemos crear un código de colores en base al que relacionar cada enanito con su cama. Es una buena forma de realizar una actividad de correspondencia y de reconocimiento y diferenciación de colores.

  • Trabajar la resolución de problemas: A través de todos los cuentos podemos plantear a los niños dilemas y/o problemas mediante los cuales puedan “poner a prueba” su lógica. Por ejemplo, “Si  Ricitos de Oro se come el contenido del plato grande, ¿cuánto ha comido?”; “si Ricitos de Oro se come el contenido de un plato, ¿cuántos platos siguen llenos?”, “Caperucita Roja tiene que escoger entre dos caminos para ir a casa de su abuela, ¿cuándo llegará antes, yendo por el largo o por el corto?”. También podemos pensar en potenciar la resolución de problemas creativa basada en la lógica (respetando las múltiples alternativas que nos puedan proponer los niños y niñas), por ejemplo: “¿si Caperucita Roja decide ir por el camino más largo que creéis que le pasará? Y si, por el contrario, va por el más corto, pasará lo mismo o la historia cambiaría? ¿en qué?”

Este tan sólo es un ejemplo de cómo trabajar las matemáticas de una forma más atractiva y manipulativa.

Como conclusión final, quería abogar por cambiar la visión que tenemos de su aprendizaje, pues durante mucho tiempo se han trabajado sin sentido, basándonos, en muchas ocasiones, en meros hechos memorísticos, no reflexivos, sin saber de dónde provienen los conceptos matemáticos trabajados. Cada uno/a de nosotros/as, desde nuestras aulas o des del espacio familiar, podemos contribuir a un aprendizaje de las matemáticas vivencial y manipulativo gracias al que los niños y las niñas podrán aprender a partir de sus propias vivencias.

Seguro que muchos y muchas de vosotros y vosotras tenéis alguna idea que aportar, habéis trabajado las matemáticas a partir de la realidad, etc. Os animo a dejar vuestras aportaciones en los comentarios para poder enriquecernos los unos de los otros.

Curso relacionado: FP de Grado Superior de Técnico Superior en Educación Infantil

Profile picture for user Eva Cebollero Pardina
Eva Cebollero Pardina

Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona. Título de Técnica en Educación Infantil cursado en el IOC. Profesora del curso de Técnico en Educación Infantil de CEAC.