La familia no se mide por el número de miembros, sino por la unión que hay en ellos

CEAC Blog

13-11-2012

Por suerte, cada vez es menos frecuente el modelo de familia dónde el padre trabaja todo el día y la madre se queda en casa a cargo del cuidado y la educación de los niños pero, aún así, persiste el modelo en el cuál la madre es la figura principal en lo que se refiere a la educación de los hijos,  muchas veces,  por inercia o “herencia” del modelo anteriormente comentado.

Cuando una persona asume el  ocuparse del desarrollo físico, social y emocional de su hijo, cualquier error lo puede acabar viviendo como un fracaso personal, cosa que hace que cada vez dediquen más tiempo al bienestar de sus hijos y limiten así su vida personal. Otra consecuencia la vemos en la actitud de éstos, que al conocer mucho más a la madre por el tiempo que pasan con ella, saben manejarla mucho mejor (no olvidemos que los niños siempre nos ganarán por insistencia si no andamos alerta, saben muy bien cómo jugar con nuestros límites) y pueden llegar a ser muy tiranos, siendo más amables con el padre que llega y está todo hecho, con el que sólo queda lugar al ocio.

Hay que vigilar cómo reaccionamos ante las exigencias de nuestros hijos y saber si permitimos cosas que no deberíamos por agotamiento mental y físico, si pretendemos ser más “amigos” que padres,  si sobreprotegemos para liberar nuestras culpas,  etc.

unión familia

La educación de los hijos, refiriéndonos al núcleo familiar, debe ser cosa de dos, tanto en lo que se refiere a responsabilidades como al hecho de poder disfrutar con ellos.

La comunicación y complicidad entre la pareja es esencial y no sólo para expresar nuestras inquietudes, sino para llegar a conclusiones y acuerdos sobre cómo se van a repartir las responsabilidades. De nada sirve desahogarnos sólo con amigos, compañeros de trabajo, etc., cada uno por su lado, flaco favor estamos haciendo a los más pequeños.

Tampoco tenemos que hacer todo los adultos, recordad que es muy importante ir dando pequeñas responsabilidades a los niños para generar madurez y autonomía y no convertirlos en niños “inútiles” e inseguros.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog