automovilísticas covid 

La reinvención de las automovilísticas para luchar contra el covid 

Ricardo Romero

06-05-2020

La normalidad de la producción automovilística tardará un tiempo según la disponibilidad de capacidad en toda la cadena de suministro de la industria automotriz, tanto en pequeñas como grandes empresas. La crisis pandémica puede mejorar y empeorar en cuestión de días y el Covid-19 podría estar presente de alguna manera durante algún tiempo, lo que conlleva el riesgo de que las cadenas de suministro sigan siendo vulnerables incluso si los volúmenes de ventas aumentan. Así que la cosa está muy pero que muy seria.

 

Crisis en la reinvención automovilística

La crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 ha supuesto un gran muro económico para nuestro país, lo que incluye a la automoción: las fábricas se han visto obligadas a parar su producción en estos últimos meses y los concesionarios también han permanecido cerrados poco después de decretarse el estado de alarma en nuestro país. Estos cierres también han sido ocasionados por la falta de material proveniente de fuera de España, ya que las fronteras han estado cerradas.

 

Reinvención automovilística

Según motorpasión, de la mano del descenso de infectados y fallecidos, las fábricas españolas ya están comenzando la desescalada. Es el caso de SEAT Martorell, Volkswagen Landaben (Navarra) o Mercedes-Benz en Vitoria, que ya han vuelto a la actividad, pero a menor ritmo productivo y extremando las medidas de seguridad para evitar el contagio entre sus empleados. Por ejemplo, en Navarra hoy se han incorporado 1.600 trabajadores en comparación a los 4.800 que habitualmente operaban antes del parón. Por su parte, los concesionarios siguen con el cierre echado. La semana pasada, Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, ya remarcó que los puntos de venta "no podrían aguantar mucho más tiempo cerrados". En esta coyuntura y según las estimaciones de KPMG, no será hasta octubre cuando el tejido automovilístico de nuestro país comience la verdadera recuperación. Un análisis que, defiende la consultora, se basa en el del mercado chino, pues más del 80 % de los suministros a nivel mundial provienen de la República Popular, así como en las reacciones de la Unión Europea para salir de la crisis.

Además, KPMG calcula que el 80% de las empresas englobadas dentro del sector del automóvil verá afectados sus ingresos este 2020 a causa de la crisis del coronavirus. Y pese a que en este último trimestre del año se comenzará a ver la luz, es también probable que aún persistan durante este periodo las vulnerabilidades del mercado, como las tensiones comerciales o la disminución de ventas. A lo que se sumará que estas empresas tendrán que trabajar con "inventarios ajustados y cadenas de suministro complejas". Todo ello teniendo en cuenta que el sector automovilístico no viene precisamente de un periodo de bonanza: 2019 fue el primer año, tras seis al alza, en el que las ventas automovilísticas cayeron. Una tendencia que ha continuado este 2020 antes del impacto de la epidemia y que, como es obvio, se ha hecho muchísimo más acusada en marzo, con una caída cercana al 70 %. Faconauto estima que las ventas de coches retrocederán un 30 % en el acumulado del año a causa de esta crisis.

 

Ayudas para la reinvención automovilística

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, prometió este martes más de 8.000 millones de euros para impulsar la industria automovilística gala, que se encuentra gravemente afectada por las consecuencias de la pandemia del coronavirus, según el economista. Según ha señalado Macron en su cuenta oficial de Twitter, el estado francés proporcionará ayudas por más de 8.000 millones de euros al sector automovilístico, que emplea a miles de personas en Francia. Por su parte, los fabricantes franceses, situándose a la cabeza el Grupo PSA y Renault, se han comprometido, según palabras del presidente, a reubicar la producción de "valor añadido" en Francia y a "consolidar y mantener" toda la producción industrial actual en las plantas francesas.

Todo ello días después de que el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, declarase que Renault "puede desaparecer" por esta crisis, en la cual el fabricante de vehículos "se juega su supervivencia". El ministro galo aseguró que el grupo automovilístico que preside Jean-Dominique Senard pretende solicitar un préstamo con garantías estatales por importe de 5.000 millones de euros, que todavía no ha sido firmado. Para llevar a cabo esa transacción, el Ejecutivo le reclama "compromisos" en tres direcciones: el vehículo eléctrico, el respeto de las compañías auxiliares y la localización en Francia de sus actividades tecnológicas más avanzadas. Días antes, habían salido a la luz diferentes informaciones que aseguraban que Renault estaría planeando cerrar tres fábricas ubicadas en Francia como parte de su estrategia de reestructuración para hacer frente a la crisis del Covid-19. De esta manera, sus instalaciones de Dieppe, de Les Fonderies de Bretagne y de Chiosy-le-Roi podrían dejar de operar "en un futuro próximo". En total, unas 1.000 personas trabajan en estas tres factorías.

Los posibles incentivos futuros de los gobiernos para que los consumidores compren automóviles nuevos solo proporcionarían un alivio a corto plazo, ya que la experiencia demuestra que estas medidas tienden a adelantar las compras, no a crear una demanda adicional. ¿Qué más podrían aportar los gobiernos para realzar el sector?

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.

FP de Grado Medio en Mecánica de Vehículos Automóviles

en FP de Grado Medio / Mantenimiento e Instalaciones

España ocupa el segundo puesto en producción de vehículos en Europa y el octavo en el resto del mundo. Además, el 87% de la producción de vehículos en España se exporta a más de 130 países en todo el mundo.

1.400 Horas

Videos en 3D

Prácticas Profesionales

Solicitar información