Características y aplicaciones del sistema operativo monopuesto

Características y aplicaciones del sistema operativo monopuesto

Carlos Yañez

23-11-2016

Desde sus inicios, la arquitectura de los ordenadores y servidores ha ido evolucionando y con ello los sistemas operativos asociados a los mismos.

Un equipo informático precisas siempre de un sistema operativo para ser funcional. Existen diferentes tipos de sistemas operativos y pueden clasificarse de diversas maneras.

En el post de hoy vamos a intentar aclarar lo que significa un sistema operativo monopuesto y veremos que, quizás sin saberlo, lo tenemos más cerca de lo que imaginamos.

 

¿Qué es y para qué sirve un Sistema Operativo?

Definir claramente lo que es y para qué sirve un sistema operativo puede tener diferentes definiciones en función de si el punto de vista de la definición se da desde un punto de vista puramente informático, de usuario o desde un programa.

En todo caso, podemos resumir que es un conjunto de programas relacionados entre sí que permiten que el ordenador realice las tareas que le son encomendadas.

Sus funciones específicas son las siguientes:

  • Permitir la comunicación con el usuario.

  • Realizar el control y gestión de elementos físicos del ordenador.

  • Garantizar la utilización y acceso al sistema por varios usuarios.

  • Permitir la ejecución de varios programas al mismo tiempo.

  • Garantizar la comunicación entre sistemas diferentes.

  • Garantizar la compartición de información y datos.

  • Garantizar la compartición de periféricos

 

Clasificación de los sistemas operativos

Los sistemas operativos pueden clasificarse por tres criterios, según el nº de procesos, según el nº de procesadores que puede gestionar y según el nº de usuarios.

Según el nº de procesos pueden clasificarse como:

  • Monotarea: Cuando sólo permite la ejecución de un solo programa a la vez.

  • Multitarea: Cuando permite la ejecución de varios programas a la vez.

Según el nº de procesadores que puedes gestionar, pueden clasificarse como:

  • Monoproceso: Cuando sólo es capaz de gestionar sistemas con un solo procesador.

  • Multiproceso: Cuando es capaz de gestionar sistemas con más de un procesador.

Según el nº de usuarios se clasifican como:

  • Monousuario o Monopuesto: Cuando sólo puede trabajar un usuario a la vez en el ordenador.

  • Multiusuario o Multipuesto: Cuando varios usuarios pueden ejecutar procesos distintos a la vez.

En el post de hoy nos vamos a referir a los catalogados como Monopuesto, que a su vez pueden ser Monotarea, Multitarea, Monoproceso o Multiproceso.

El ejemplo más próximo que todos tenemos es el sistema operativo que usamos en nuestros PC’s, ya sea Windows, Linux o iOS, siempre en las versiones de puesto de trabajo y no de servidor.

 

Características de un sistema operativo Monopuesto

La característica principal de este tipo de sistemas operativos, como puede ser Windows 10, es como hemos dicho que sólo puede trabajar con él un solo usuario a la vez.

Esto no quiere decir que no podamos abrir sesiones con usuarios diferentes en el ordenador, pero sólo podremos usar una sesión a la vez.

Esta forma de trabajar, permite que el usuario que está trabajando tenga disponible para él todos los recursos del sistema para él solo.

Si tenemos abiertas otras sesiones de usuario a la vez, estas permanecerán en estado de hibernación mientras se usa la sesión activa.

Como hemos indicado, que el sistema operativo sea monopuesto, no está reñido con que pueda ser Multitarea.

Siguiendo con el ejemplo de Windows 10, de todos es sabido que podemos tener abiertos varios programas a la vez, lo cual indica que es multitarea. Pero esto no siempre ha sido así.

En versiones más incipientes de sistemas operativos monopuesto, estos sólo podían ejecutar una tarea a la vez.

Hoy en día lo más común es que este tipo de sistemas operativos sean todos multitarea y multiproceso.

 

Aplicaciones de un sistema operativo monopuesto

Hoy en día un sistema operativo monopuesto puede decirse que es de propósito general, es decir, que está indicado para la ejecución de cualquier tipo de proceso, salvo para aquellos que evidentemente requieran el uso del sistema por parte de varios usuarios a la vez. En este caso, deberíamos recurrir a sistemas Multipuesto como pueden ser las versiones Server de Microsoft.

La ventaja de este tipo de sistemas operativos es que el usuario que hace uso del mismo puede gestionar totalmente el sistema atribuyéndose permisos de administrador, cosa que en sistemas multipuesto no es posible,

Pero esta supuesta ventaja puede ser un inconveniente en manos de un usuario inexperto que puede acabar por dejar inactivo el sistema operativo si borra parte del núcleo del mismo.

En definitiva, los sistemas operativos monopuesto son válidos para puestos de trabajo aislados o conectados a redes en los que sólo un usuario trabaja la vez y al cual se le puede permitir cierta libertad para gestionar sus recursos.

Cabe mencionar que este tipo de sistemas, al integrarse en redes de comunicación, permiten el establecimiento de conexiones a sistemas multipuesto por lo que a través de un sistema monopuesto, podremos acceder a recursos o aplicaciones compartidas por otros sistemas multipuesto.

 

Como veis, el post de hoy tenía una pequeña finalidad didáctica que espero te haya aclarado algunos conceptos. Si te interesan otros temas relacionados con este házmelo saber para poder comentarlos en nuevos post.

Profile picture for user Carlos Yañez
Carlos Yañez

Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la UPC. Director de Informática en un Laboratorio de Análisis con implantación nacional. Profesor de los cursos de Electrónica y Técnico en Sistemas Microinformaticos y Redes.