Como proteger tu propiedad intelectual o industrial en Internet

Como proteger tu propiedad intelectual o industrial en Internet

Carlos Yañez

02-03-2017

Definimos como propiedad intelectual el conjunto de derechos que corresponden a los autores de cualquier tipo de obra y a las prestaciones fruto de su creación.

Si extrapolamos esto a Internet, estaremos refiriéndonos como obras, tanto a páginas web como aplicaciones o programas de software.

En el post de hoy comentaremos cómo proteger los derechos de este tipo de obras.

¿Qué podemos proteger?

Con el aumento del uso de internet, el riesgo que otros copien nuestro estilo, elementos, contenido o funcionamiento de nuestra página web o aplicación. Por ello, antes de comentar de cómo podemos proteger nuestra propiedad intelectual, es importante saber qué podemos proteger de nuestra página web o desarrollo

Por norma general podemos proteger los siguientes conceptos:

  • Los nombres comerciales, logotipos, nombres de productos y de dominio y otros signos publicados en el sitio Web podrán protegerse como marcas.

  • El diseño y el contenido creativo del sitio Web o desarrollo de software, por ejemplo, textos, fotografías, gráficos, música y vídeos, puede protegerse por derecho de autor.

  • Las bases de datos, su diseño y funcionalidad, pueden protegerse por derecho de autor.

  • Los símbolos gráficos creados por ordenador, las interfaces gráficas de usuario y las páginas Web pueden protegerse mediante la legislación sobre diseños industriales.

  • Los aspectos confidenciales del sitio Web (gráficos, código de fuente, código objeto, los algoritmos, los programas u otras descripciones técnicas, los gráficos de datos, gráficos lógicos, los manuales de usuario, las estructuras de datos y el contenido de las bases de datos) pueden protegerse mediante la legislación sobre secretos comerciales, si estos no son divulgados al público y se han tomado las medidas necesarias para mantenerlo en secreto.

  • Los sistemas de comercio electrónico, los motores de búsqueda y otras herramientas técnicas de Internet pueden protegerse por patente o modelo de utilidad.

¿Qué medidas de protección debo tomar?

Hay diferentes medidas que podemos adoptar para garantizar nuestra propiedad intelectual y que vale la pena llevar a cabo.

Los aspectos más importantes son:

  • Registrar nuestra marca, la que usamos para nuestras creaciones en Internet

  • Registrar un nombre de dominio y, si es posible, registrar ese dominio como marca para evitar que otros lo hagan

  • Si es posible y creemos que es innovador, patentar métodos comerciales que podamos usar en nuestra web o app.

  • Tomar una serie de precauciones que puedan justificar la no vulnerabilidad de secretos comerciales.

  • Registrar como derecho de autor nuestra web o app así como todos los elementos que contengan

  • Contratar una póliza de seguros para cubrir posibles costes jurídicos en caso de tomar acciones contra infractores. Esta es una medida disuasoria.

Una vez tomados estos mecanismos de protección, también es importante avisar a los usuarios de nuestra web o app que su contenido y diseño están protegidos y no son de libre uso. Para ello, es recomendable tomar estas medidas:

  • Para identificar las marcas registradas, es conveniente marcarla con ®, TM, SM. También podemos añadir un texto de aviso de derechos de autor protegidos

  • En las condiciones de uso debemos dejar claro lo que permitimos y lo que no permitimos que sea copiado de nuestra página web o app. Es conveniente dar un algún medio de contacto para que los usuarios puedan solicitarnos autorización para usar algún contenido nuestro.

  • Podemos limitar el uso de parte del contenido de nuestra web a solo los usuarios que se registren y acepten un conjunto de condiciones que deberán aceptar de forma explícita.

Otro aspecto muy importante es tener claro quién es el titular de los derechos de autor, y más si nuestra web o app ha sido desarrollada por un tercero que hemos contratado.

Por norma general, si los desarrollos los realizan empleados tuyos, la titularidad es de la empresa. Sin embargo, cuando el desarrollo se encarga a una empresa externa, aunque se haya pagado por dichos desarrollos, si no se especifica en el contrato, la titularidad es de la empresa que desarrolla.

Es por este motivo, que si contratamos el desarrollo de nuestra web o app a una empresa externa deberemos incluir al menos lo siguiente en el contrato para que no haya malinterpretaciones:

  • Especificar claramente el alcance de las tareas a realizar por parte de la empresa externa. Especialmente debe quedar claro si se hacen cargo del diseño y la programación o sólo de parte y especificar si se harán cargo o no del mantenimiento evolutivo y correctivo.

  • Añadir una cláusula que especifique claramente quien tiene los derechos de propiedad de la página web o app. Si no son nuestros, deben especificarse los derechos de licencia de uso que dispondremos.

¿Cómo doy fe de mi propiedad?

El último paso a seguir una vez tenemos todo bien definido es recomendable proteger el conjunto de nuestra web o app para dar fe de su titularidad. Para ello tenemos dos opciones:

  1. Inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual

  2. Realizar un depósito notarial

Ambas opciones serán válidas delante de un procedimiento judicial para acreditar nuestra titularidad.

Puede parecer que todo este proceso es engorroso, pero es muy recomendable tomar estas medidas para no encontrarnos con sorpresas desagradables de creaciones nuestras que sin usadas por otras partes sin autorización. 

Si has tenido alguna experiencia desagradable con tu propiedad intelectual, nos gustaría mucho conocer si habías tomado medidas y si saliste airoso.

Curso relacionado: Desarrollo de Aplicaciones Web

Profile picture for user Carlos Yañez
Carlos Yañez

Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la UPC. Director de Informática en un Laboratorio de Análisis con implantación nacional. Profesor de los cursos de Electrónica y Técnico en Sistemas Microinformaticos y Redes.